FEDERACION LATINOAMERICANA DE SOCIEDADES DE SEXOLOGIA Y EDUCACION SEXUAL

ARTE -TERAPIA La terapia del arte: otra herramienta, otro idioma

Autor: Xavier Dany Girard, MAsexologue clí­nico y psicoterapeuta

El matrimonio de la terapia y del arte, dice Gregory (1985), permite la función simbólica, no sólo de invertir en un objeto de arte, pero para ello llevarlo dentro de un proceso terapéutico que participe el cuerpo humano.
En las civilizaciónes , el arte ha servido como intermediario para el hombre, en función de la representación o como un instrumento para facilitar el conocimiento del mundo que le rodea. Una obra de arte es un vehí­culo de las imágenes de la emoción o experiencia. Sirve como un puente entre la realidad y la experiencia que una persona hace. El arte es una función humana que puede dar resultados concretos y tangibles de la experiencia humana, es una necesidad. El propósito de esta función es desarrollar una visión más coherente de la realidad a través de una imagen con la que interactíșan. El arte no es solo visto como un instrumento de pensamiento, reflejado, sino también como una herramienta para comunicarse. Añadir al arte la capacidad de los seres humanos para crear y simbolizar y poner de relieve, entre otros, por su presencia universal en la evolución humana. Ahora será más fácil imaginar el posible papel de la terapia del arte como lo demuestra mediante un sí­mbolo y un objeto de arte y una conciencia de la experiencia.
La terapia de arte, se propone como un instrumento de representación y la comunicación como una herramienta para el cambio terapéutico. Su objetivo, a través de la experiencia del arte, para que el cliente para activar su creatividad para iniciar un proceso de reorganización de la experiencia humana, psicológica, emocional, biológica y neurológica. Ella está comprometida a tratar a la persona humana como una totalidad y no por partes, haciendo hincapié en el aspecto de la experiencia. El individuo se coloca en una posición de la creatividad en su vida en un ambiente de juego, la fantasí­a y el descubrimiento.
Podemos decir que lo que llamamos arte es parte de cada paso del fenómeno humano y su desarrollo. Esta afirmación nos lleva a rastrear las primeras actividades creativas en tiempos prehistóricos. Por ejemplo, las cuevas de Lascaux, en Dordogne, descubierto en 1940, siendo testigos de un estilo paleolí­tico de los más significativos . También hacen hincapié en el gran fresco del techo de Altamira en el norte de España, cuyas pinturas fueron descubiertas en 1879. Estos testigos oculares de la actividad creadora son la evidencia de los esfuerzos realizados por nuestros predecesores para expresar, a través de imágenes, su relación con el mundo que les rodea. Por lo tanto, para cada civilización. Ahora, para acercarse a la terapia de díșo y el arte que nos interesa, vamos a correr un gran salto. Volvamos al siglo XX, cuando la asociación surgirá éxito.
La terapia de arte y sus pioneros
Gran Bretaña
Adrian Hill ha dado lugar a la terapia de arte en Gran Bretaña, alrededor de los años 30. Hill hizo la experiencia terapéutica del arte durante un perí­odo de convalecencia en un sanatorio. Sus raí­ces como artista ha hecho hincapié en el aspecto de la terapia de arte, dice Foster (1989). En 1946, Edward Adamson también ha puesto de relieve la obra de arte de fomentar el proceso creativo de sus pacientes en un hospital psiquiátrico. Estos dos pioneros al compartir la experiencia de ser artistas y han subrayado la importancia de integrar un fondo artí­stico en la formación de terapeutas de arte.
Otros tres nombres, Marion Miller, Melanie Klein y Winnicott, Donald, marcaron la evolución de la terapia del arte, participando en la creación de la escuela post-freudiana del psicoanálisis, dice Foster (1989), y valorar el trabajo arte de los niños. Además, la terapia de arte en Gran Bretaña se convirtió rápidamente en participar en la educación. A continuación se encuentra Michael Edwards, quien comenzó el programa en la terapia del arte de la Universidad Concordia en Montreal. Y, por íșltimo, recordar que la terapia de arte en Gran Bretaña se ha distinguido desde el modelo psiquiátrico de la salud mental que se identificaron, en primer lugar, el Canadá y los Estados Unidos.
Estados Unidos
La terapia del arte en los Estados Unidos se ha desarrollado bajo la presión de una corriente de orientación analí­tica propuesta por Margaret Naumburg alrededor de los años 40. El arte en este contexto es un complemento a la psicoterapia y alentó a las asociaciones verbales y las interpretaciones de una imagen, "dice Foster (1989). Alrededor de 50, con Edith Kramer, el registro actual ha adquirido nuevos colores y cubiertos de las propiedades curativas del proceso creativo y su potencial terapéutico. Además, Elinor Ulman propone una visión unificada y la terapia del arte como una experiencia íșnica (Foster, 1989). Pero recuerde que los dos caminos de pensamiento propuesto por Naumburg y Kramer aíșn siguen ejerciendo su presencia hoy en dí­a.
Durante los años 70, la terapia del arte se ha abierto a la dimensión de la familia con el artista YAXA Kwiatkowska, y la terapia con Viktor Lowenfeld la educación y la influencia de la Gestalt con Janie Rhyne. Podemos decir que la terapia del arte se ha ido individual de la psiquiatrí­a, estableciendo, en su desarrollo, la flexibilidad más cerca de la experiencia del arte como terapia. Y, por íșltimo, se ha diversificado para satisfacer mejor las necesidades de la clientela diversa.

Canadá
En los años 40, el Toronto psiquiatra Martin Fisher introdujo el arte como un complemento al tratamiento psiquiátrico en la forma de Naumburg Estados Unidos. Luego, el profesional de la artista Mary Reval ha entrado en la etapa de la terapia de arte, destacando el valor terapéutico del proceso creativo. Un continuo de influencia similar a la de los Estados Unidos apareció. Luego, entrando en el Allan Memorial Institute de Montreal en 1957, Reval ha traspasado configuración psiquiátricos (Foster, 1989). Fue una ventaja para la profesión.
En los años 70, una diversificación de la evolución de la comunidad de la terapia de arte es secuenciado primero con Beth Robinson, un terapeuta ocupacional. Robinson se califica como arte-terapeuta entrenado con Fisher y se separará del entorno institucional, optando por la práctica privada. Entonces Maurice Brault, en el linaje filosófico de Viktor Lowenfeld, fomentará la artista en sus clientes para estar presente en un tipo de estudio de arte.
En el resumen de la evolución de la terapia de arte en Canadá y los Estados Unidos y Gran Bretaña, hay dos puntos importantes de destacar. En primer lugar, el bagaje con que un terapeuta de arte discute la terapia del arte o el arte acentíșa el sentido de un complemento a la psicoterapia, o el arte como proceso de la terapia en sí­. En segundo lugar, podemos decir, después de Foster (1989), la mayor tendencia en el desarrollo de la terapia del arte se llevó a cabo fuera del hospital institucional.
En el corazón de la terapia del arte: la creatividad
La mirada que hemos establecido en las corrientes de influencia histórica nos enfrenta con la evidencia que la terapia del arte está basado en las orientaciones teóricas. Hasta hoy, ella no propio paradigma de su ámbito de intervención. La terapia del arte reconoce la creatividad en el centro de su campo de intervención, aunque aíșn no se ha presentado, dice Wadeson (1987), una discusión de motivos de desarrollo y funcionamiento humano. De todos modos, esta situación puede ser vista como un fracaso por algunos como una o por otros más. Pero se requiere que el terapeuta de arte, dice el autor, un requisito de apertura y sí­ntesis individuales.
Cada terapeuta, de acuerdo con sus antecedentes, pueden encontrar su nicho y son míșltiples direcciones: el psicoanálisis freudiano, el análisis junguiano, la teorí­a de la Gestalt, enfoque sistémico, existencial, ecléctica, y muchos otros. Pero la riqueza de la terapia del arte reside en la creatividad y la exploración de la imagen (Wadeson, 1987). La importancia de este lenguaje creativo y de comunicación especí­ficas para el cerebro derecho se basa en el hecho de que mucho antes de que se pueda poner en palabras su experiencia, el niño pone las imágenes. Su uso es parte de nuestra evolución humana y merece la terapia del arte persisten en hacer su especificidad y fomenta el desarrollo.

 żQué es la terapia de arte?
La terapia del arte es a la vez una herramienta y lenguaje analógico (no verbal). Su actividad principal es la creación y la exploración de imágenes dentro de una relación terapéutica a tres. No requiere que el cliente pueda saber dibujar ya que la imagen y el objeto de arte son consideradas de valor emocional y vivencial. Y, por íșltimo, el terapeuta de arte provoca un cambio que influye en el crecimiento de sus clientes en un proceso de expresión y la exploración a través del arte (Wadeson, 1987).
La comunicación de la imagen: más
En la terapia, el uso de un modo de comunicación que la imagen hace que el manejo más difí­cil que en el contexto del cliente de intercambio verbal, los informes Wadeson (1987). El lenguaje analógico está más allá del control de la persona en tratamiento y permite la aparición de fenómenos inesperados incluso opuestos a las intenciones del individuo. Además, la terapia de arte ayuda a bajar las defensas del cliente.
En cuanto a la producción de un objeto real, permite que el cliente se conecte, inicialmente resistentes al objeto que pensaba, y luego una segunda vez para identificarlos y volver a apropiarse de él. Finalmente, dijo Wadeson (1987), el lenguaje espacial, no lineal de las imágenes puede deshacerse de la noción del tiempo. La imagen se utiliza para rehacer toda una experiencia, para acercarse lo más posible los primeros contactos sentidos. Además, se puede expresar la cercaní­a y la distancia, el amor y el odio en el mismo espacio y al mismo tiempo.
Además, aquí­ hay ocho elementos en la terapia breve asociadas a la terapia del arte (Gregory, 1999):
1. Transformador de energí­a: la imagen transforma la realidad interna en la realidad externa;
2. Caracterí­stica Restauradora: es una pérdida re-experimentada como nuevo por el creador individual;
3. Extensión de la proyección: el objeto es un vehí­culo, por ejemplo, la transferencia de emociones inaceptables;
4. proceso simbólico que se trate: el diálogo es posible con un objeto creado y se convierten en reales;
5. Moratoria de arte: en el arte, a diferencia de la palabra, por ejemplo, expresar sus sentimientos considerados inapropiados estarí­a aceptado;
6. Ser visto, oí­do y recibido, la imagen se ve y se recibió, el cliente expresa un sentido, se entiende y recibe;
7. Conoce la diversión y la realidad: cuando el individuo se las arregla para hablar con seguridad a disfrutar de la acción creativa, el principio del placer entra en juego en la realidad de la experiencia;
8. Uso e integración de los dos hemisferios del cerebro: el énfasis en el proceso creativo alienta una exploración más completa de suplentes y no verbal para verbales.
La dinámica de la relación terapéutica
La peculiaridad de la relación terapéutica en la terapia de arte es la de una relación a tres bandas: el cliente, el terapeuta y el trabajo producido. Un diagrama de esta dinámica y sus diversos informes, de 1 a 8, nos permite comprender mejor el alcance de la figura 1.
El cliente, como se explica en Edwards (1987), interactíșa con el medio (papel y lápiz) y las imágenes que produce en 1 y 2. El trazo de lápiz primero es una decisión de carácter privado y está precedida por la duda y la ansiedad. A continuación, se establece un diálogo entre la obra producida por el cliente y el segundo. Este diálogo es a la vez independiente de la relación con el terapeuta y paralela a ella. En 3 y 4, nos encontramos con las expectativas del terapeuta y percepciones en relación con el trabajo. La interacción entre el cliente y el terapeuta está en 5 y 6, cuando el trabajo producido actíșa como intermediario entre los dos. Finalmente, las interacciones 7 y 8 indican la relación directa sin intermediarios. Este régimen de ayuda a captar la riqueza y la complejidad de las interacciones, también plantea preguntas sobre la naturaleza de la experiencia de la producción de imágenes en el contexto de la trilogí­a de relación terapéutica.
La experiencia de la producción a la imagen de la terapia
Una vez que el primer paso se indica,  żque pasa en el cliente? Una especie de domesticación entre él y su obra comienza, junto con una multitud de interacciones tendrá éxito para la duración de la creación. Una imagen en la producción, dice Edwards (1987), tiene una personalidad propia. Puede sorprender o incluso dar una impresión de extrañeza a su creador. Incluso pensó que una imagen y realizar como se esperaba tiene una manera de hablar con la persona que lo creó. Sea o no queridos, que sin duda pertenece a la persona o el que lo diseñó. Entonces, se produce un mayor diálogo entre él cliente y el termino de su trabajo. Al final, la imagen creada a existir como un objeto separado de su creador, comenzará una nueva experiencia. Posible entre el cliente y su trabajo a distancia, se puede ver desde lejos como lo es ahora parte del mundo exterior. El objeto creado, dice Edwards (1987), se convierte entonces en la afirmación de una verdadera experiencia interior personificada y totalmente independiente de su creador. Por íșltimo, se ofrecerá a plena disposición del cliente para nuevos diálogos, ya sea en un año, mes, semana...
Los clientes y los problemas más frecuentes
La terapia del arte es para individuos, parejas, grupos, familias, y en diversos contextos. Ella sirve y trata una serie de personas con problemas comunes, psiquiátricos variados y todas las condiciones de conflicto. Puede alcanzar una multitud de personas, niños, adolescentes, adultos y ancianos. Piensa en los que tienen discapacidades que permiten poco o ningíșn beneficio de la terapia tradicional, o el individuo que no encuentra las palabras para decir, la imagen se las arregla para conectar. Pero, por supuesto, existen áreas donde la intervención es la más utilizada.
Entre estos temas ", dice Rubin (1999), que se encuentran la anorexia y la bulimia, que afectan a una población de adolescentes cada vez más y que no se puede ignorar los ví­nculos con la imagen corporal y la sexualidad, o con cualquiera de las cuestiones relativas a la alimentación y la compulsividad.
Del mismo modo, hay problemas de abuso de drogas y alcohol en arte terapia es efectiva. Por supuesto, la terapia del arte ha sido asociada con ví­ctimas de abusos sexuales, especialmente los niños. Pero también se demuestra en los adultos, ya que permite expresar el trauma sin tener que decirlo en palabras. Y por íșltimo, que nos lleva a hablar de la terapia del arte de acuerdo a los problemas de los trastornos disociativos y de personalidad míșltiple, que Rubin (1999) también informaron efectos beneficiosos.
Cliente y selección de materiales
En la terapia de arte, no la elección de materiales adecuados para que los clientes, no hay que subestimarlos. El cliente entra en contacto con un medio que lo estimula y el material seleccionado puede ayudar o no. Aunque no hay recetas, no son materiales resistentes a la llamada y otros lo son menos.
Por ejemplo, si tomo un paciente con problemas de fronteras y habla en un discurso incoherente y desbordante. Esto puede beneficiar al comenzar a trabajar con un material resistente para experimentar un mayor control, en lugar de perderse en la pintura lí­quida que podrí­a fomentar el desbordamiento. Sin embargo, el mismo paciente puede disfrutar de un medio más fluido en el medio de la terapia. Por íșltimo, un conocimiento experiencial de los materiales por parte del terapeuta se aconseja, pero relacionado con su sentido de la observación y la sensibilidad.
Conclusión
Este trabajo pone en relieve la contribución de la terapia del arte como una necesidad humana. Deliberadamente se centró en la producción de la imagen, el lenguaje analógico intrí­nseco al desarrollo humano, y que distingue a la terapia del arte. Hemos dejado algunas consideraciones éticas especí­ficas de la terapia del arte, aspecto educativo, la ilustración de casos. En conjunto, estas ví­as también son dignas de atención. Querí­amos presentar una nueva herramienta, un nuevo idioma. Dicho esto, califica la nueva herramienta de arte-terapia y un nuevo lenguaje, ya que se utiliza muy poco, poco conocido o que aíșn necesita ser utilizado como una herramienta terapéutica. En este sentido, nuestra preocupación es situar el lugar de la creatividad y el arte como experiencia práctica, para comenzar a pensar y enriquecer la forma habitual de responder a la terapia.

GALERIA

VIDEOS



#Hazlocongorra


      


Email Contactos: info@flasses.net - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS