FEDERACION LATINOAMERICANA DE SOCIEDADES DE SEXOLOGIA Y EDUCACION SEXUAL

Hace 40 años una mujer se atrevió a hacer preguntas sobre el orgasmo (14-10-2017)

VOLVER

Shere Hite recopiló las respuestas en El informe Hite, obra clave del feminismo y la sexualidad. Esta es la historia de la mujer que se atrevió a preguntar lo que nadie habí­a preguntado.
'œA las mujeres no se les ha preguntado nunca qué piensan y sienten acerca del sexo'.
Con estas palabras comienza Shere Hite su Estudio de la sexualidad femenina, conocido más popularmente como El informe Hite en honor a su decidida impulsora. En 1976 parecí­a que factores como la revolución sexual, el movimiento feminista y la popularización de la pí­ldora anticonceptiva habí­an cambiado para siempre el panorama de las relaciones entre géneros y que las mujeres en Estados Unidos habí­an alcanzado una libertad sexual absoluta. Pero la publicación de una obra que consistí­a en algo tan en apariencia sencillo como preguntarles a las mujeres mismas 'œqué sienten, qué es lo que les gusta, y qué opinan del sexo' demostró que esta creencia estaba muy lejos de la realidad. El informe Hite resultó tan revolucionario que sus ecos resuenan con fuerza cuatro décadas después de su aparición.
La historia de su autora también es una historia de liberación y de descubrimiento. Tuvo una infancia complicada en la que fue criada por una abuela abusiva hasta que sus tí­os se hicieron cargo de ella. Shere Hite, cuyo verdadero nombre es Shirley Gregory, consiguió establecerse más tarde en Nueva York para estudiar Historia en la Universidad de Columbia. Dueña de una incontestable belleza, posó desnuda para revistas como Playboy o Oui y trabajó como modelo para sufragarse los estudios. Fue uno de esos encargos el que, segíșn ella misma ha contado, marcarí­a el inicio de su trayectoria como activista del feminismo. En un anuncio para las máquinas de escribir Olivetti, aparecí­a Hite en el papel de secretaria sexy junto al siguiente lema: Una máquina de escribir tan inteligente que ella no tiene que serlo (The typewriter thats so smart she doesnt have to be). Imagí­neme, yo allí­ sola rodeada de hombres. Uno se acercaba a retirarme el pelo para parecer más sexy, el otro me bajaba la blusa hasta dejarme con el pecho al aire, un tercero me cogí­a un muslo y lo poní­a sobre la mesa. Habí­a llegado al máximo de lo que nadie puede soportar', declararí­a más tarde sobre la experiencia.
Ya metida en los cí­rculos feministas de la Nueva York de los setenta, Hite fijó el objeto de su estudio en el orgasmo femenino. Ante la muy extendida idea de que la sexualidad femenina es algo insondable y misterioso, ella arguyó que habí­an sido siempre los hombres los que habí­an hablado sobre ella y esto siempre se habí­a producido en un contexto de dominación y control masculino. Como habí­an hecho décadas atrás Kinsey y sus colaboradores, optó por el método de que fuesen los propios sujetos, mujeres en su caso, los que se explicasen.


VIDEOS



#Hazlocongorra


      


Email Contactos: info@flasses.net - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS